la tertulia de Ecología Evolutiva


Deja un comentario

Exapta qué?

Exaptación, la palabreja es exaptación. Esta palabra fue una idea de Gould para quitar peso a la adaptación como proceso biológico principal de la evolución. Este concepto pretende acotar un proceso adaptativo para aquellos casos en que se seleccione un carácter que tenga previamente otra función. Ejemplo clásico: las aletas de los pingüinos, que ahora sirven para nadar, pero que evolucionaron como elementos de vuelo.

El problema de este concepto es doble. Por un lado, ¿cómo podemos saber la función que tenía un carácter antes de que se seleccionara para su uso actual? Salvo excepciones, es muy difícil, y requiere un nivel de elucubración más bien peligroso. Por otro lado, sabemos que la selección natural es un proceso gradual que funciona a base de aproximaciones sucesivas trabajando con el material que existe previamente, por lo que es muy difícil encontrar un caso de un proceso adaptativo que parta de la nada, de una mutación no acumulativa.

Asi que, como exponen Larson y colegas en este reciente artículo en TREE, no sorprende que el término haya decaído y casi nadie lo use. Paradójicamente, se usa en tecnología para aquellos casos en los que una evolución cultural planeada (teleológica es la palabra que define esto), cambia el uso de un objeto a otra cosa nueva. Por ejemplo, sacar los vibradores de los móviles, ponerles patitas y hacer unos bichos que se mueven por el suelo (hexbug los llaman, hicieron furor hace dos Navidades, si lo sabré yo!). Eso es una exaptación porque sabemos a ciencia cierta que ese chisme se diseñó originalmente para móviles y no para los hexbugs. Como bien dicen los autores, lo más irónico es que la misma palabra exaptación sea exaptada a otro contexto!

Image

Anuncios


3 comentarios

Inteligencia y corticosterona

Hay grandes diferencias entre especies de aves en el tamaño relativo del cerebro. Varios estudios demuestran que tamaños relativos mayores se correlacionan con varias medidas de inteligencia, como puede ser el uso de fuentes novedosas de alimento, el éxito a la hora de establecerse, etc. Un nuevo estudio ha examinado la hipótesis de que el tamaño de cerebro relativo esté relacionado con la capacidad de resistir al stress. Para ello han relacionado los niveles de corticosterona (tanto a nivel basal como en elevación post-stress) con el tamaño relativo de cerebro, usando una muestra grande de aves y corrigiendo por toda una serie de factores como tamaño, tasa metabólica etc. Lo que encuentran es que las aves con un mayor tamaño de cerebro relativo tienen niveles de CORT más bajos, tanto en medidas basales como en elevación post-stress. Esto implicaría según los autores que las aves con mayores capacidades cognitivas son capaces de desarrollar estrategias de comportamiento que minimizarían la necesidad de ese aumento de CORT. Es decir que los bichos más listos se estresarían menos. Me ha sorprendido el resultado, y la interpretación me resulta inesperada. No es que no me convenza, es que me cambia un poco los esquemas. Dentro de una misma especie sí que me esperaría que reacciones de stress con CORT alta sean realizadas por individuos que no son capaces de afrontarse a una situación de forma activa, y en ese sentido los bichos más listos deberían – de media- tener mejores estrategias para enfrentarse a situaciones inesperadas. Es decir que de hecho las situaciones inesperadas y estresantes serían menos frecuentes para los bichos más listos. Pero entre especies es más sorprendente, a la hora de estar metido en una bolsa de tela, donde no hay escape, ¿que implica el tener un nivel más bajo de CORT?, ¿poder pensar mejor?,¿mantener la cabeza fría?… ¿es que las aves más listas son también más exitosas a la hora de evitar la depredación? …

Y siguiendo con esto de pensar en voz alta, lo de la CORT no era personalidad? Ahora resulta que es cognitivo también? Entonces los rápidos son tontos y los lentos listos?

Image

 


2 comentarios

Medidas de testosterona sesgadas por el stress

Desde los trabajos de Wingfield, se suponía que la testosterona en sangre era bastante estable, y que sólamente la corticosterona cambiaba mucho con el tiempo de manejo. Acaba de salir un articulo de Deviche, donde demuestran en unos gorriones gringos que los niveles de T bajan a partir de 10 minutos de inmovilización, que ese descenso en directamente proporcional al nivel inicial de T, y que no se relaciona funcionalmente con el aumento de CORT. Lo mas flipante es que el efecto persiste 6 horas después. Creo que va a ser hora de instalar esos cronómetros en las trampas de los estorninos.

Image